«Los millennials no trabajan»

«Los millennials son flojos»

ESTOY HARTA

¿Cuantos hemos escuchado comentarios como: esta generación no quiere crecer, son flojos o no se quedan en un trabajo?Están en conferencias, en las redes, en memes y en cualquier medio de comunicación (si Simon Sinek, te estoy hablando a ti)

Siempre leo quejas o malos comentarios sobre mi generación, siempre tratando de etiquetarnos y ponernos a todos dentro de un mismo molde.

Los medios tienen un gran poder moldeador sobre la mente de la población, y el hecho de que al entrar en google la mayoría de los artículos escritos sean negativos es bastante malo de por si. 

Los miembros de otras generaciones desconfían de nosotros sin darnos el beneficio de la duda y a la hora de llegar a una entrevista de trabajo (si, porque el millennial más joven ya tiene 18 años) nos toca demostrar porque NO somos una perdida, en vez de demostrar porque somos una excelente inversión.

A si que iré punto por punto rompiendo las mentiras de los millennials.

  • Los millennials somos flojos: Creo que esta es la mentira más grande y la que más trabajamos por eliminar. Los millennials no somos para nada flojos. La verdad la mayoría de los millennials profesionales somos adictos al trabajo y hasta un poco esclavos por la cantidad de trabajo que tenemos. Hablando de este tema con varias de mis amigas me di cuenta de que yo no era la única que vivía pegada a su celular o saliendo tarde del trabajo para poder terminarlo todo. Y es que, quizás por la difícil situación económica que atraviesa el mundo, el trabajo que antes hacían 3 personas, ahora lo hace una, y esa persona suele ser un joven millennial con ansias de trabajar y dispuesto, en un principio, a condiciones laborales no óptimas, con el fin de demostrar su valía. Una muy buena amiga me dijo: “Es que tengo tanto trabajo que no tengo ni tiempo para mi, ni para hacer mi trabajo bien porque no puedo dedicarme de lleno a nada». Cuando finalmente levantamos la voz y decimos que nos vamos a la hora que dice nuestro contrato laboral o que no trabajaremos los fines de semana porque tenemos que descansar, es cuando nos dicen flojos.
  • Los millennials quieren vivir con sus padres por siempre y no quieren comprar sus propias casas: Esto no es verdad, los millennials si queremos abrir nuestras alas y volar fuera del nido, pero el mundo en el que vivimos no es el mismo mundo de nuestros padres y el estilo de vida que ellos se podían permitir no es el mismo que el de nosotros. ¿Me equivoco si digo que los alquileres y casas son más altos ahora en relación con nuestros salarios? Además, no aprendimos suficiente de la crisis inmobiliaria del 2008. 
  • Los millennials están desenfocados y no se establecen en un empleo para hacer carrera: La pregunta no debería ser ¿Porque no nos quedamos en un trabajo para toda la vida? sino ¿Por qué alguien cree que esto es una buena idea? Dedicar una vida entera a algo que no te pertenece no tiene sentido. Los millennials no estamos desenfocados, simplemente queremos crear nuestro propio camino. Somos emprendedores y tenemos otras maneras de hacer negocios a base de nuestras verdaderas pasiones. Estamos cambiando el mercado y eso NO ES MALO. Les doy un ejemplo: En mis noches de insomnio, navegando por los mares de instagram, me encontré con Maria Daniella, una joven diseñadora colombiana que vendía sus piezas principalmente a través de instagram. Me puse en contacto con ella y pude realizar mi compra sin salir de mi cuarto, ni tener que accesar a las grandes tiendas de compra en linea. Sin mayor intermediario. El no tener una tienda física no es un impedimento, porque le habla a los millennials, en su espacio y en su tiempo. Este modelo lo están siguiendo muchos jóvenes emprendedores que gerencian sus emprendimiento desde sus laptops o celulares en un café, su casa o hasta en los tiempos libres de sus trabajos “formales»
  • Los millennials buscamos la gratificación inmediata y vivimos deprimidos e inconformes al no recibirla: Toda la vida y cada generación que ha pasado por el planeta Tierra a deseado lograr sus sueños de manera rápida (nadie en la vida busca el sufrimiento ni la angustia de lo desconocido) y sí, al no lograrlo se han deprimido. La diferencia de nuestra generación es que abrió el diálogo sobre estos sentimientos, antes vistos como debilidad. Cada vez el mundo se vuelve más rápido y la presión por obtener éxito económico y laboral en menor tiempo es aún mayor. Y es aquí cuando entramos al binomio de: “es demasiado joven y no debe tener mucha experiencia o madurez para realizar un trabajo” pero si es mayor y no tiene esto, esto y esto, también esta mal. Al final es imposible cubrir todas las bases y satisfacer a todos. Somos una generación que dejo de ignorar sus sentimientos solo para cubrir los estándares y quizás la generación más dispuesta a entender que la vida es ahora, no cuando nos jubilemos. 
  • A todos los millennials les gusta el rose gold: esto puede parecer una broma pero es una manera de expresar que no todos los millennials somos iguales, cada cabeza es un universo, y aun cuando es cierto que tenemos ciertas cosas en común, es imposible generalizar. Lo veo con James, el nació en 1987 y vivió su infancia en los 90’s, la cultura popular del momento era diferente a la mía y aún cuando nació en la época de Windows, no puede entender mi idolatría a Brintey Spears, los Jonas Brothers y Hilary Duff, como buena 2000’s kid que soy, ni yo recordar el estreno de Titanic.

El punto de todo esto es que estamos aquí y estamos ahora, es nuestro momento de tratar de hacer algo por nuestro mundo. Un mundo que tratamos de salvar del cambio climático (que según Trump es una mentira de los chinos), de políticas erróneas y malas prácticas económicas, de la desigualdad y de la apatía

No somos perfectos, pero es nuestro turno al timón y criticarnos desde el asiento del copiloto no va a hacer que entreguemos el timón. 

James’s Look:

Pantalones: Calvin Klein

Camisa: Zara

 

Margo’s Look:

Vestido: MDCR (la chica de la que les hable en el artículo) que luego descubrí que pueden encontrar en Anima.

Zapatos: Bruni

Pañoleta: Stradivarius

 

2

Artículos Relacionados

1 Comentario

Responder

Sin duda uno de mis favoritos, ya veo que no soy la única incorforme con muchas cosas que nuestros padres pretenden que hagan.! A seguir soñando y trabajando por tener nuestras propias cosas 💃👏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *