A quien lea esto:

Ojalá este humilde artículo te sirva para aprender de los errores cometidos por otros y no tengas tu que pasar por los mismos. Algo que no puedo decir sea mi caso.

Primero lo primero, yo sabía que era de manera coloquial el ego pero nunca había buscado su significado y me parece una idea genial empezar por ahí

Para el psicoanálisis freudiano el ego (ello) está compuesto por los deseos y los impulsos. De manera coloquial el diccionario entiende el ego como el exceso de autoestima o amor propio.

Teniendo esto claro, empecemos con la historia:

Erase una vez una niña que siguió todas las reglas. Fue cuadro de honor hasta que se graduó de la escuela, nunca llevo una citación, nunca hizo un show, se trepo en una mesa o se escapo a una fiesta. Esa niña creció y fue a la universidad donde hizo exactamente lo mismo: estudiar, ser Cum Laude, ganar certificados y premios que luego realizaría no le servirían para NADA.

Si tienes unos padres ligeramente buenos seguramente te han dicho: tú eres especial. Bueno, yo nunca me sentí muy guapa, pero si pensaba que era especial. 

Salí de la universidad con mi diploma y con las ganas de comerme al mundo, porque yo creía que era lo mejor que le podía estar ocurriendo a Panamá desde la invención de las torrejitas de maíz y las fresas con crema, juntas.

Pero fue ahí cuando me golpeo la realidad con un puño más duro que el de Roberto Durán en los 80’s: Me despidieron de mi primer trabajo. En ese momento me di cuenta de que no era ni cerca lo mejor que le podía estar ocurriendo a Panamá, pero aún creía que era especial y de lo mejor que había en el mercado laboral para mi rama. Que equivocada estaba.

Luego de dos meses de no encontrar un trabajo con un salario remotamente parecido al que tenía en mi primer empleo acepte ser recepcionista (no hay nada malo en ser recepcionista, pero yo quería salir de la universidad y ser CEO de una empresa enseguida). Si llevan la cuenta este es el segundo golpe al ego.

Con los años me he dado cuenta de que ni soy lo mejor que le ha pasado al mundo, ni a Panamá, ni al gremio de comunicadores sociales ni nada parecido. Déjenme decirles que ni siquiera soy lo mejor que ha parido mi madre, porque cada vez que mi hermano abre la boca y no le entiendo NADA de lo que dice (es ingeniero electromecánico) dejo de sentirme tan inteligente.

Sin embargo y como si fuera poco, ninguna de estas lecciones fueron lo suficientemente duras para hacerme entender del todo que DEBÍA ser más humilde y entender la insignificancia de mi persona en la entereza del mundo, y es así como llegamos al suceso que me ha inspirado a escribir el artículo de hoy.

Luego de recibir otro gordo y rotundo NO a una de nuestras propuestas para trabajar con una marca y ver que habían elegido a otra persona que según mi percepción (que ahora mismo pongo en tela de duda y que no recomiendo a nadie que siga) no se relaciona para nada con el ADN de la misma. Entonces empece a preguntarle al Sir ¿por qué a nadie le gustaba nuestro blog, si le poníamos tanto amor y esfuerzo? ¿por qué elegían a personas que no eran tan cuidadosas de la calidad de su material como nosotros?¿Por qué no apreciaban nuestros artículos si yo ponía mi corazón en ellos?

Por suerte el universo me envío un novio tan sabio que no aplaude cada una de mis estupideces ni apadrina mis llantos, sino que me baja los pies a la Tierra y me da cuenta de mis errores. El Sir en un momento de iluminación me dijo: ¿Tú por qué escribes, por que te gusta escribir o por que quieres reconocimiento? (gancho al hígado). A lo que conteste, con patadas de ahogado, que no era que quería ser famosa, solo que me gustaría que la gente valorará todo el esfuerzo y tiempo que poníamos en ellos. 

– Lo que dices suena más a que quieres que te alimenten el ego. KO en el segundo asalto y sin esperanzas de levantarme. Y es que tenía toda la razón, yo lo que quería era que me dijeran: Buen trabajo, lo estas haciendo genial, queremos trabajar con ustedes, eres una puta crack.

Lo que me hace pensar que para mí el verdadero significado del ego es: las pensamientos y acciones guiadas por las emociones e impulsos de una persona insegura (un menjurje amargo entre las dos definiciones) Y si esto significa aceptar que no sé nada y que simplemente estoy tratando de navegar por los mares de la vida sin tener la más mínima idea de como hacerlo, pues sí LO ACEPTO.

Al menos esta vez el golpe al ego lo doy YO.

James’s Look:

Camisa: Zara

Pantalón y zapatillas: Purificación García

Margo’s Look:

Top: Zara

Short: Delsab

Zapatos: Mint and Rose

Aretes: Hombre Jewelry

22

Artículos Relacionados

7 comments

Responder

Creo que no soy la única que se siente identificada con cada palabra que acabas de escribir y al mismo tiempo agradecer las advertencias o consejos que nos dejas. ❤️

Responder

Agradezzco*

Responder

Bravo! ?? Entiendo completamente, pienso que puede ser un error que desde la escuela nos hagan sentir que el tener un título o las mejores menciones académicas nos garantizará el éxito laboral… el campo de trabajo es otro mundo y el golpe pega DURO! I know!

Otra más lidiando con el ego, las expectativas y un mercado difícil, aquí! Jajaj! ?

Éxitos siempre chicos! ?

Responder

Me encanta el artículo. Y estoy full identificada con todo lo que has dicho.
Al sol de hoy, con 29 años sigo recibiendo esos K.O. al ego sobre todo en lo profesional, pues sientes que te esmeras y no reconocen tu trabajo y “tu valor”.
Trabajar el ego es un poco complicado sobre todo si una persona no está conciente de cuáles son sus necesidades reales vs las necesidades del ego. Pero para eso estamos y una vez sale ese ego necio y despertamos del letargo, la cruz sera más llevadera.

Responder

ACabo de descubrirlos y me encantan ❤️❤️❤️❤️

Responder

LA VIDA REAL!
no se por que estábamos tan apurados en ser grandes.

Muy bueno!

Responder

Creeme que no tengo idea, le hacen buen marketing a hacerse grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *