Es la 1:41 del Domingo 23 de julio y estamos a una semana y un día de irnos de vacaciones a Cartagena y Bogotá.

La mayoría de las personas estarían sumamente emocionadas, relajadas y esperando a que llegue el día de tomar el avión, yo hasta hace unos horas no lo estaba. No teníamos ni billetes, ni dónde hospedarnos.

Estamos viajando a Colombia porque un buen amigo de James se casa y sus amigos están viajando desde España para estar presentes, por lo que él esta claramente muy emocionado. 

En un principio no estaba segura de ir, lo sentía como un viaje de “manada de lobos” y él merece tener su espacio solo con sus amigos, aunque debo decir que dejar a mi inocente, español y guapo novio a la libre en la tierra de mujeres como Sofía Vergara que le digan “vea pues papi, que quiere” no era algo que me emocionara PARA NADA. Una de las novias de los amigos de James seguro pensó lo mismo y se sumo al viaje, lo que me dio la excusa perfecta para ir.

Yo soy una de esas personas que vive con mil alarmas de skyscanner, tripadvisor, booking y airbnb planeando viajes imaginarios todos los días, por lo que planear uno de verdad es como navidad.

Tres meses antes ya estaba preguntando a James dónde nos hospedaríamos, comeríamos y si era posible hasta donde tomaríamos un té.

La gran diferencia entre James y yo es que a él le encanta fluir y dejar todo para último minuto y yo adoro hacer planes y cronometrar hasta el último segundo.

Tres meses después estoy aquí compartiendo algunas recomendaciones aprendidas a la fuerza para viajar en pareja con un budget millennial:

  1. Paciencia: entender que es un viaje en pareja, no solo ni sola,  te ayudara a poner todo en perspectiva. Quizás toque ceder en algunas ocasiones en cuanto a dónde comer, donde ir o cuando hacerlo, pero lo importante no es únicamente el paseo, sino con quien lo compartes y los buenos recuerdos que se crean en conjunto. 
  2. Por favor, por favor, por favor NO dejes todo para último minuto, ni lo hagas con 6 meses de anticipación: tanto los billetes de avión, como los precios en hoteles pueden variar muchísimo en ese periodo de tiempo, si lo haces muy pronto podrías estar perdiendo muy buenas ofertas y te aseguro que si lo haces muy tarde siempre siempre sale más costoso. Ahora hay muchas apps o webs que te pueden ayudar a saber el momento correcto.
  3. Millas: aprende esta palabra porque será tu mantra si eres joven y te gusta viajar. Ve al banco de tu preferencia y saca una visa de millas. Ya que la tienes no te vuelvas loco gastando porque sin dinero igual no puedes viajar (esto me lo estoy diciendo también a mi misma), paga todo lo que puedas con la visa pero siempre teniendo en cuenta que debe ser igual al dinero con el que ya cuentes. Hay muchas que te bonifican con millas al adquirirla.
  4. La visa correcta: ya sabes que quieres viajar y que quieres adquirir millas con tu visa, lo que no sabes es que bancos como el Banco General te cobran un fee por realizar compras en el exterior. Mi recomendación personal es que si tu presupuesto te lo permite, tengas dos visas de millas, en mi caso tengo una del BAC con la que hago todos mis pagos en el exterior y una del Banco General para hacer mis compras en Panamá (tienen la mejor atención al cliente)
  5. Alertas de skyscanner, hopper, edreams o la página de tu preferencia: Activa las alertas de precios de billetes de avión en alguna o todas estas páginas, así podrás comprar tu billete al mejor precio.
  6. #askfb: No hay nada mejor que preguntar por consejos sobre un destino que a la gente que conoces y que te conocen. Ellos sabrán lo que te gusta y te podrán aconsejar acorde a sus experiencias y su conocimiento sobre ti.
  7. Airbnb Amén: si el destino al que te diriges es seguro te recomiendo buscar un airbnb en vez de un hotel. Al hospedarte en el apartamento de alguien local no solo te mantendrás en presupuesto, también podrás vivir como viven los locales y tendrás la oportunidad de relacionarte con quien sea tu compañero de Airbnb o anfitrión. Él te podrá dar mil recomendaciones sobre la ciudad y quién sabe si terminen siendo amigos, como nos paso a nosotros en Roma (gracias Andrea).
  8. Empaca ligero: ¿Vas a una pasarela o vas de viaje? (este consejo NUNCA lo sigo)
  9. Kit de supervivencia en la maleta de tu pareja: Nadie quiere que pase, pero pasa, las maletas se pierden en las aerolíneas. En muchas ocasiones se hacen responsables pero a modo de reembolso, lo cual puede tardar más que el mismo viaje. Mi nana siempre me dijo que Juan Seguro vivió más años, por eso te recomiendo que ambos traten de poner en la maleta del otro una pequeña bolsa con los esenciales para sobrevivir dos días sin sus respectivas maletas. Un cepillo de dientes, cabello, ropa interior y t-shirt deben ser suficiente.

Espero que estos consejos que yo he aprendido a los golpes les ayuden en su próximo viaje.

Ahora finalmente iré a dormir.

James’s look

Camisa: Zara

Pantalón: Carolina Herrera

Zapatos: Paul Smith

Margo’s look

Top y Short: Lidia Minota

Bolso: Carolina Herrera

Zapatos: Society 

2

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *