Este artículo espero que lo lean todas mis amigas que, como yo solía hacer, se hacen un mar de lágrimas y se deprimen en su cuarto a ver series en Netflix mientras comen helado, papitas y chocolate.

James y yo discutimos y mucho.

Y somos tan parecidos que a ninguno le gusta ceder, básicamente somos como el espejo del otro, pero con 7 años de diferencia.

Durante estos 4 años hemos discutido de todo, desde si la pizza lleva piña o no, hasta si Trump es de suma importancia en la vida de los latinos o el mundo seguiría igual (soy una dramática de primera y super política y él es más pragmático). 

Y con el peso de estos cortos y a la vez largos años les dejo algunos pasos para salir victorioso de una discusión de pareja (ojo que salir bien de una discusión no es ganarla sino que ambas partes se sientan respetadas)

1. Da un paso atrás para poder ver todo el panorama: 

Estás dentro de la discusión y ves que nadie va a ceder y solo está aumentando el nivel de la confrontación sin ningún resultado positivo. Respira, levantate y alejate un momento.

2. Trata de ser humilde, nadie lleva en sus manos la verdad absoluta:

Cuesta creerlo, pero NO, no siempre tenemos la razón.

3. Ponte en sus zapatos: 

Tratar de entender la posición de la otra persona, por qué hace o lo que hace y el origen de sus comportamientos puede ser no solo bueno para terminar la discusión sino para la relación en general. La empatía no te hace más vulnerable ni manipulable, sino más fuerte. 

4. Ten bases solidas y razonables para argumentar tu posición: 

Tomate un segundo y piensa: ¿Por qué estoy discutiendo?

Es a caso por algo que está mal, por comportamientos que me hieren por parte de la otra persona o son mis inseguridades y miedos hablando. Tener claro esto es muy importante. 

5. Espera que los ánimos se calmen y busca un momento para hablar en privado:

Ninguna discusión se ha resuelto enseguida, siempre toma días de resentimiento y de incomodidad. No fuerces la situación porque lo vas a empeorar. Trata de buscar un momento de paz y calma cuando tanto tú como tu pareja estén interesadas en resolver el conflicto. Tip: La casa de sus amigos, una fiesta, el cine o una reunión familiar NUNCA es el momento correcto para hablar sobre los problemas de pareja.

6. Empezar por los puntos en común:

Encontrar en lo que sí concuerdan puede ser la base de una conversación más fructífera y bajar las defensas cuando nos toque hablar del conflicto en cuestión.

7. No uses las palabras SIEMPRE y NUNCA:

“Tú nunca sacas la basura”, “siempre llegas tarde”, “nunca me devuelves la llamada”. NO, simplemente estas palabras no te llevarán a ningún lugar positivo. Son palabras para juzgar y la verdad es que la mayoría de las personas no hace las cosas siempre o nunca.

8. Cuida tu lenguaje corporal:

Muchas veces nuestro cuerpo expresa más que nuestras palabras. Tips: Cuando vayas a solucionar un tema importante, siéntate bien, abre los ojos y deja tus manos quietas. Esto significa respeto hacia las palabras de la otra persona. Ah, y trata de nunca discutir ni solucionar problemas en la mesa y en la cama. La mesa es para comer en familia y hablar de cosas buenas y la cama es un lugar de paz para descansar. No quieres tener malos recuerdos en ellos.

9. Recuerda que quien tienes en frente no es tu enemigo, por lo que no existe ganar o perder:

Quizás tengas que ceder algunas veces, quizás le toque a él o ella ceder, de igual manera al terminar una discusión en paz ganan ambos. Si la persona que tienes en frente es el amor de tu vida, no hay nada más importante que el amor y respeto que sienten el uno por el otro.

James´s Look:

Camisa de jeans y jeans: H&M

T-shirt: Zara

Margo´s look:

Top: The Hype

Collar: Hombre Jewerly

Jeans: Zara

Bolso y zapatos: Charles & Keith

6

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *